Cristales y sanación en la tradición budista

Las creencias sobre los cristales dentro de la tradición budista son espectacularmente variadas. Hay varias referencias a los cristales en los contenidos escritos budistas, manuscritos y mantras (frases que invocan el poder o se utilizan para la oración). El más extensamente popular de estos es el mantra budista tibetano,”Om mani padme hum” que se traduce precisamente como “La joya está en el loto” (plata 11). Se estima que esta joya es la joya de la iluminación que cumple el deseo, la misión de todos los budistas. El Dalai Lama rompe todavía más las sílabas de este mantra diciendo:”El primero, Om, simboliza el cuerpo impuro del practicante, el habla y la mente; además simbolizan el cuerpo exaltado puro, el habla y la cabeza de un Buda. La trayectoria se sugiere con las siguientes 4 sílabas. Mani, que significa joya, simboliza los componentes del procedimiento – la intención altruista de resultar compasión y amor iluminados. ámbas sílabas padme, que significan loto, simbolizan la inteligencia. La pureza debe ser alcanzada por una unidad indivisible de procedimiento y inteligencia, simbolizada por el último zumbido de sílaba, que sugiere indivisibilidad “(Simmons 80). Robert Simmons redacta sobre la afirmación del Dalai Lama:”Podríamos crear una exclusiva traducción así para Om Mani Padme Hum utilizando los significados del Dalai Lama: El cuerpo, la piedra hermosa y la inteligencia son indivisibles” (Simmons 80). Aparte de ser referenciados en contenidos escritos o como partes de mantras, los cristales y gemas particulares además juegan un papel en las creencias budistas. Según una de esas creencias,”los budistas tibetanos representan a Vajrawarahi, la Reina del Cielo, como una cerda de diamantes” (Rankine 210). No obstante, las referencias a los diamantes en el budismo no se detienen ahí. Según David Rankine,”En el budismo chino, el trono de diamantes, que dicen que es el centro de todas las cosas, poseía cien pies de diámetro y se encontraba hecho de un solo diamante; en este momento se piensa que está enterrado en la tierra” (210). Otra referencia a los diamantes dentro de la tradición budista es la del diamante Dorje. Este es un elemento ritual que representa un rayo de diamante que se estima que se utiliza para asistir al usuario a cortar por medio de la ilusión y para arribar (plata 83). Además de los diamantes, otras gemas finas fueron referenciadas en el budismo. Las lágrimas de Buda eran rubíes “(Rankine 316). Además dicen del cristal de Rubí que “los Rubíes fueron… usados por los chinos para rendir homenaje a Buda” (Ferguson 79). Además, David Rankine escribió que “los tibetanos creían que los rubíes podrían contribuir a sanar inconvenientes relacionados con la producción de espermatozoides” (316). Otra joya hermosa a la que se se refiere en el budismo es el zafiro. Rankine escribió:”En el budismo, el zafiro se conoce como la’ piedra de las piedras’ y dicen que apoya la locura, la calma, la alegría, la tranquilidad y la iluminación espiritual” (323). La utilización de gemas en el budismo no se limitaba a las piedras hermosas, no obstante, como gemas semipreciosas además se usaron. La más usada de estas piedras es la turquesa. Una creencia budista que implica esta piedra es que “Buda una vez destruyó a un monstruo con el apoyo de una turquesa mágica” (Rankine 347). Melody redacta de Turquesa que,”El shamen tibetano lo ha considerado una propiedad espiritual y protectora. Se ha usado en ceremonias chamánicas y en el valle sagrado de Shambala “(LIITE 669). Además está escrito en turquesa:”En China y el Tíbet, la turquesa se ha utilizado a lo largo de un largo tiempo como amuleto asegurador, y con apariencia de joya como signo de riqueza” (Lilly 107). El jade es otra piedra frecuentemente utilizada por los budistas. El jade se consideraba como una piedra que demostraba las cinco virtudes cardinales de castidad, valor, justicia, modestia y inteligencia, y para este fin se consideraba sagrado para la Diosa Kwan Yin y para Buda “(Rankine 243). Semejante a Turquesa y Jade, los budistas además atribuyeron algunas creencias a Lapislázuli. En el budismo chino… Lapislázuli…[es] considerado[uno] de los ocho símbolos sagrados de la buena suerte “(Rankine 107). El Cuarzo Rosa fue otra piedra semipreciosa frecuentemente utilizada en esta tradición espiritual. Rose Quartz está conectado con

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *