El Bautismo de Jesús (Un sermón sobre Lucas 3:15-22)

Mientras el pueblo se llenaba de expectación, y todos cuestionaban en sus corazones sobre Juan, si él tiene la posibilidad de ser el Mesías, 16 Juan respondió a todos ellos diciendo:”Yo te bautizo con agua; pero el que es más potente de lo que yo vengo, no soy digno de desatar la tanga de sus sandalias. Él los bautizará con Espíritu Santo y fuego. 17 Su tenedor ardiente está en su mano, para aclarar su era y agarrar el trigo en su granero; pero la paja que quemará con fuego insaciable “18. Por eso, con muchas otras exhortaciones, proclamó la buena novedosa al pueblo. 19 Pero Herodes el príncipe, que fué reprendido por él por Herodías, la mujer de su hermano, y por todas las maldades que había hecho Herodes, 20 a las que agregó a todos ellos encerrando a Juan en la prisión. 21 En este momento, cuando todo el pueblo fue bautizado, y cuando Jesús además fué bautizado y se encontraba orando, el cielo fue abierto, 22 y el Espíritu Santo bajó sobre él en forma corporal como una paloma. Y una voz vino del cielo:”Tú eres mi Hijo, el Amado; con ti me complazco;” Hoy es el día en que recordamos el bautismo de Jesús, aunque, lastimosamente, no poseemos otro bautismo para festejar en la iglesia hoy. Hacemos bastantes bautismos en esta parroquia, pero me se ve que la festividad de estos bautismos jamás encaja muy bien con el tema del domingo en especial en el que se transporta a cabo el bautismo. El sexo y la crueldad fueron nuestros temas regulares del Domingo Bautismal aquí según mi memoria! Pienso que la más reciente vez que tuvimos un bautismo aquí estábamos leyendo del Cantar de los Cantares o sobre el baile de Salomé frente Herodes y la decapitación subsecuente de Juan el Bautista -¡no completamente no apto, algunos podrían argumentar, pero difícilmente familiar! Estas semanas post-Navidad, en todo caso, parecen el instante ideal para festejar bautismos mientras recordamos el nacimiento de Jesús, seguido por la niñez de Jesús y en este momento el bautismo de Jesús. Estas son las semanas de’ sufran los jovenes chicos para venir a mí’ del año eclesiástico, ¿y donde se encuentran en este momento los chicos? Sospecho que están disfrutando sus vacaciones institucionales.como digo, celebramos varios bautismos aquí, y no obstante, acercamiento que hay una pregunta que comunmente hago a los padres de un pequeño que será bautizado que la mayoria de las veces es una pregunta fastidiosa, y es una pregunta que acercamiento tan fastidiosa hoy como cuando comencé a bautizar jovenes hace media vida. Es una pregunta que no hago algunas veces porque provoca que la familia bautismal se sienta muy fastidiosa, como si fuera a despedirlos si no tienen una aceptable respuesta, que jamás es mi estilo. Si me conoces bien sabes que mi regla de admisión al bautismo es muy simple: si se mueven, bautizadlos: Si no lo hacen, sepultadlos; en otras expresiones, si estáis vivos, calificáis. Todavía, me hago una pregunta en varios casos por qué la multitud quiere bautizar a sus hijos. El bautismo es, si nada más, la ceremonia formal de afiliación de la iglesia. Y cuando entiendes que estás intentando con padres que no tienen ningún interés en ser integrantes de la iglesia,’ ¿por qué deseas ser bautizado?’ Bueno, ya que no puedo interrogar a ningún padre con esta pregunta esta mañana, pensé que haría lo destacado para interrogar el pasaje evangélico en sí mismo. De hecho, pensé que me atrevería a hacerle una pregunta al Señor Jesús mismo:”¿Por qué querías ser bautizado?” Y puedo decirte que la respuesta a esa pregunta no es en el instante obvia, aunque pienso que tenemos la posibilidad de estar muy seguros de que Jesús no habría respondido a esa pregunta en la manera en que varios padres me han respondido -a entender, que “pensé que ya era hora de que me hiciera a mí mismo”. En esos días no había forma de “arreglarse”. No sólo no había ninguna ceremonia de afiliación para la iglesia, no había iglesia, y de hecho toda la costumbre del bautismo era algo muy nuevo e inusual! ¿Qué se encontraba realizando Juan, parado en el río Jordán, echando agua sobre p

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *