El poder del juego

Iglesias, comunidades religiosas y otras organizaciones están intentando encontrar achicar costos y costos en estos días. Por eso cuando se habla del avance del personal, están exprimiendo los eventos entretenidos donde la multitud puede jugar y ser creativa en favor de ocupaciones más concretas y serias. ¿Por qué es eso un error? 1) El juego es rejuvenecedor y nos ofrece más energía y enfoque para nuestro trabajo – en tanto que la sepa del juego puede conducir a un agotamiento y una más grande rotación. 2) El juego tiene el poder de editar nuestras perspectivas y abrir nuestras mentes a novedosas opciones – en tanto que mucha composición y responsabilidad puede llevarnos a perder oportunidades. 3) El juego puede conectar a los integrantes del conjunto entre sí instantáneamente y intensamente – en tanto que el entrenamiento clásico o el trabajo en grupo puede remarcar las posiciones e cortar la participación. 4) El juego libera endorfinas que impulsan el estado de arrojo en el cerebro, en tanto que el entrenamiento intensivo puede sobrecargar a la gente para que no se absorba la información. 5) La risa hace más fuerte el sistme inmunitario y tiene otros provecho para la salud – en tanto que el estrés y el exceso de trabajo tienen la posibilidad de perjudicar el sistme inmunitario y llevar a patologías físicas, sentimentales y mentales graves. Aquí hay un caso de muestra de un grupo con el que trabajé: Luego de pasar todo el día con el conjunto, metidos hasta las rodillas en toda clase de cosas serias, se nos sucedió lo que aparentaba un plan verdaderamente bueno, por lo menos sobre el papel. Abordó sus intranquilidades, era verdadera y posible. Pero cuando hice la pregunta clave,”¿Cuál es tu creencia sobre este plan?” antes de que respondieran, pude verlo en sus caras. No creían que iba a trabajar. Puesto que el plan consistía en volver a alinear sus esfuerzos como un todo el plantel, era completamente fundamental para ellos estar conectados como personas y como un conjunto, y no sentían eso. ¿Cuál fue el siguiente paso, eligieron? ¡Boliche! Y la semana siguiente,”¡Iremos a por helados!” Todos podíamos sentir el cambio de energía en la cuarto, sólo comentando de llevar a cabo algo entretenido juntos. Recientemente estuve en Asheville, Carolina del Norte para la Conversación entre Profesores (CAM?), un acontecimiento sólo para coaches de nivel Master. Fue la preferible charla “no charla” a la que he asistido; tres días de pura ligereza, juego y distracción con un grupo increíble de gente. Volviendo a la vida real, mi radar se encontraba andando y intentando encontrar jugar. No obstante, lo que oí de los grupos en mis sesiones de entrenamiento y entrenamiento fue una sepa de juego; pesadez en lugar de ligereza; el sentimiento y la confesión,”pasó tanto tiempo desde que nos hemos entretenido”. La distracción y el juego tienen la posibilidad de juntar a un conjunto de una manera eficaz y eficiente que algún otra cosa que haya visto. Por eso si te encuentras suponiendo que un acontecimiento entretenido de formación de equipos sería una pérdida de tiempo o dinero, ¡es hora de un cambio de mentalidad! Biografía del autor: J. Val Hastings, MCC es el principal creador y presidente de Coaching4Clergy, que proporciona poder a los dirigentes espirituales de actualmente por medio del coaching, consultoría y entrenamiento de entrenadores. ¿Sabías que 6 de cada 10 iglesias cerrarán en los siguientes 10 años? Visite coaching4clergy.com y e3churchleadership.com para conseguir información, elementos y servicios que le van a ayudar a asegurar un futuro sostenible para su congregación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *