LOS DIEZ MANDAMIENTOS Y OTRAS NOCIONES CONFUSAS

Los Diez Mandamientos, en alguno de sus formas, son un óptimo aspecto de control para el accionar sugerido del hombre, pero ¿realmente se mantienen en el agua cuando hablamos de ello? Otra comprobación de la verdad es que nadie vive, vivió o vivirá sin romper todos los diez mandamientos, y sobre una base consistente. Misión imposible! La raíz misma de ese absurdo: los Diez Mandamientos, y las variantes que hay en todas las maneras de adoración y adoración, y de dónde vienen estas nociones, es un criterio de total confusión para la enorme mayoría de la raza humana. La llamada “fe” no es una respuesta. ¿Por qué se considera primordial tener en cuenta siquiera la necesidad de un aspecto redentor e ilusorio para abarcar de qué se habla la vida? ¿De dónde vino la Torah y cómo fue entregada? ¿Quién escribió el Corán y de dónde vino? ¿Qué hay del Nuevo Testamento? ¿El Bhagavad Gita? Todas estas nociones anticuadas no hicieron más que provocar un mal y algo incómodo espectaculares para todos en el planeta desde que se propusieron por primera oportunidad. ¿Karma? Dios, o dioses, de dondequiera que hayan podido provenir, además están en un estado muy raro de diversidad y, entonces, inhiben la capacidad de trabajar como Unidad. La’ Palabra’ es siempre y siempre fué objeto de interpretación personal, y es requisito reinterpretar ese concepto para uno mismo y no debe ser reconocido como una’ verdad’ ipso facto de alguien o conjunto de individuos que asumen el mando de los seres. Esto transporta a las cuestiones de dónde venimos nosotros, la raza humana, y cómo llegamos aquí? Mi punto de vista es que con todas las distintas etnias y culturas, el planeta Tierra tuvo que ser “sembrado” en algún instante del tiempo, y con todos los artefactos y hallazgos arqueológicos, aparece mucha especulación en relación a si una cultura o raza es o no más importante para esta siembra que otra. Todos somos parte de la “Isla Coney de la Mente” de Dios: Libérense del pantano de la mediocridad autoimpuesta; libérense de toda la inteligencia y filosofía confusas y vivan su historia según sus propios dictados, sin provocar inconveniente a nadie. Todo lo demás es totalmente ingenuo, introduciendo tu propio ego subdesarrollado. NO HAY SALVACIÓN EXCEPTO POR LO QUE ESTÁ DENTRO. Mi forma de ser no es “ahí fuera”, sino “aquí dentro” y sin recurrir a las nociones de ningún otro. Yo soy mi propio Jardín del Edén, y no es ni bueno, ni malo, ni indiferente. ¿Después de la vida? ¿Qué vida luego de la desaparición? Si de todos modos hay una vida luego de la desaparición, lo descubriré cuando esté’ allí’ y no sujeto a desvaríos de tal oportunidad mientras estoy’ aquí’ Biografía del autor: Soy una autoridad en estrategia de administración, entrenamiento para la facilitación de la verdad, y un maestro en artes marciales de renombre mundial. Ofrezco resoluciones que aceptan a las audiencias y a los usuarios empresariales sobrepasar los desafíos demostrando técnicas de trabajo definitivas que garantizan resultados ventajosos. Soy un reverendo certificado y principal creador de Acceptanc® y creador de “Auto-revelación Aceptación – Su Derecho Divino a Vivir en Alegría y Libertad” y “Practicando la Aceptación de Auto-revelación – 52 Ascensiones Por semana para Empoderar Su Vida,” el primero, frente todo, y original criterio de facilitación de la verdad nunca anunciado al planeta moderno en 1993, garantizado que va a traer resultados inmediatos y permanentes. Además, soy el creador de las interpretaciones más vendidas de “Musashi’s Book of Five Rings”,”Sun Tzu’s Art of War”, adjuntado con “The Living Tao” y “The Sword in the Boardroom”, que se enfoca en la administración empresarial fundamentada en la honestidad, integridad y moralidad para las negociaciones contemporáneas. Mi trabajo se considera como un estudio fundamental para individuos y organizaciones con intereses en el avance progresivo de la administración/motivación que tiene dentro capacidades para hacer mejor la calidad de vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *