Siete preguntas para los líderes de su ministerio

Poseemos bastante ministerio a la suerte en nuestras iglesias cerca del mundo. Las buenas personas, que adoran al Señor, no piensan en lo que Dios les ha llamado a llevar a cabo. El ministerio es bastante considerable como para que se realice de manera fortuita. No tenemos la posibilidad de sencillamente decir:”Lo intentaré lo destacado que logre”, sino que debemos suponer en todo lo que son los ministerios de nuestra iglesia. Nuestros ministerios tienen que ser buenos gestores de todo lo que se les dió. Para que eso ocurra, debemos planear el ministerio estratégicamente. Hay siete cuestiones indispensables que requieren ser contestadas cuando usted está planeando un ministerio efectivo. Estas son cuestiones para algún ministerio saludable – asi sea su ministerio de música, saludadores, dirigentes de grupos chicos, o algún otro conjunto del ministerio. 1. ¿Por qué estás aquí? Cada ministerio en su iglesia debe tener un concepto clara de lo que se habla. Cada uno requiere una afirmación de propósito. Usted lleva a cabo esa afirmación realizando dos preguntas: ¿Cuál es el negocio de este ministerio? ¿Y qué no es asunto de este ministerio? ¿A qué se dedica nuestra iglesia? Atraemos a los integrantes, les mostramos a adorar a Dios, los desarrollamos a Cristo como madurez, y los movilizamos para el ministerio en la iglesia y una misión de vida en el planeta. Lo hacemos en cada etapa y segmento de sus vidas. Si algo no encaja en esa afirmación de misión, nosotros no lo hacemos. Cada ministerio dentro de su iglesia requiere una afirmación de propósito como esa. Pregúntele a cada ministerio: ¿Qué haces y qué no haces? 2. ¿Qué propósito de la iglesia cumple su ministerio? Cada ministerio en su iglesia debe estar atado a al menos uno de los cinco fines de la iglesia. ¿Está este ministerio pensado para exaltar a Cristo (adorar a Cristo)? ¿Está pensado para llegar a la red social (evangelismo)? ¿Está pensado para reforzar las relaciones dentro de la iglesia (compañerismo)? ¿Está pensado para crear a la gente en la madurez cristiana (discipulado)? ¿Está pensado para ser útil las pretenciones de la familia de la iglesia (ministerio)? Como pastor, usted requiere asegurarse de que todos sus ministerios realice una de estas cinco cosas. Si no lo realiza, su iglesia no requiere llevarlo a cabo. 3. ¿A quién quiere entrar en contacto? Usted requiere saber a quién está intentando de llegar su ministerio – la Red social, la muchedumbre, la Congregación, los en compromiso, el Núcleo, o los Comisionados. Los ministerios que intentan llegar a la red social son de naturaleza del evangelio. Los ministerios que sirven a esos a lo largo de los servicios de fin de semana se enfocan en la muchedumbre. Los ministerios dirigidos en los integrantes de la iglesia trabajarán con la Congregación. Los ministerios que asisten a la multitud a crecer espiritualmente se centrarán en los en compromiso. Los ministerios que complacen las pretenciones de la multitud dentro de la iglesia o tratan de involucrar a la multitud en el ministerio de la iglesia se enfocarán en el Núcleo. Y los ministerios que asisten a esos que se han puesto en compromiso a formar parte en metas van a necesitar enfocarse en los Comisionados. Usted requiere entender a quien su ministerio está intentando de lograr. La Red social tiene pretenciones diferentes a las del Compromiso. La Congregación tiene pretenciones diferentes a las del Núcleo. Entender a quién está intentando de ser útil tu ministerio influenciará la forma en que trabaja el ministerio. 4. ¿Dónde crees que Dios está llamando a tu ministerio en seis meses? Esta es la etapa donde sus dirigentes de ministerio sueñan. ¿Dónde les agradaría ver el ministerio dentro de seis meses? Si sus dirigentes ministeriales no tienen la posibilidad de suponer más adelante, no están completados para dirigir el ministerio. Pida a los dirigentes de su ministerio que se salgan con la suya y hablen con él sobre el futuro del ministerio. 5. ¿Cómo hace tu ministerio lo que fué llamado a llevar a cabo? ¿Sabías que tu cuerpo tiene nueve sistemas en él? Cuando alguno de esos sistemas se sale de orden, se denomina patología o dolencia. La iglesia (el cuerpo de Cristo) además tiene sistemas en ella. Y para que estemos sanos, nuestros sistemas tienen que trabajar de manera correcta. ¿Cómo hacen tus ministerios lo que fueron llamados a llevar a cabo? Pida a sus dirigentes de ministerio que piensen y oren acerca de cómo llevar a cabo el ministerio más acertadamente. 6. ¿Con quién puedes asociarte para llevar a cabo lo que Dios te ha llamado a llevar a cabo? Sus dirigentes ministeriales requieren estar todo el tiempo en contacto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *