Viviendo su fe en el trabajo y luchando con los siete pecados capitales

La lista de violaciones que hoy conocemos como los Siete Errores Fatales se estima que fueron compiladas en los primeros siglos luego de la desaparición de Jesús. Pero estos errores siguen vivos y bien en los sitios de trabajo cerca del mundo. Desde la furia, la envidia, la avaricia, y también la pereza, tenemos la posibilidad de tropezarnos con los Siete Errores Fatales en la oficina y en el taller. Orgullo – Como ha dicho el personaje de Al Pacino en El Abogado del Diablo,”… Es mi pecado preferido” Es el que nos mete en más inconvenientes y está entrelazado con todos los otros. Son nuestros esfuerzos para calmar, acariciar y magnificar nuestro ego lo que nos impulsa a creer que somos verdaderamente el centro del universo y que de todos modos todo hablamos de nosotros. No lo es. Es sobre Dios. Furia – Jesús jamás nos pidió que no nos enojáramos. Nos mencionó que cuando nos enfadamos “con la causa” deberíamos comentar con “nuestro hermano” para solucionar el inconveniente. Logramos hallar de forma sencilla una causa para justificar nuestra furia. Cuando perdemos nuestro temperamento, comunmente seleccionamos ignorar a la persona, comentar de ella, o tomar represalias con un accionar pasivo/agresivo en lugar de comentar sobre nuestro inconveniente y solucionar el inconveniente. Envidia – Envidiamos el dinero, las posiciones y el poder de los otros. Es tan simple quedar atrapado en esta vida terrenal y contrastar lo que otros tienen con lo que nosotros poseemos. Cuando envidiamos a los otros le nos encontramos diciendo a Dios que no apreciamos lo que Él nos dió y perdemos el enfoque en lo que verdaderamente debería ser el centro de nuestra alegría: Nuestro Padre Celestial. Glotonería – El workaholismo es la glotonería en el sitio de trabajo. Al tratar todo el tiempo de llenarnos de trabajo, y al sobrecargar nuestro plato con tareas y proyectos, intentamos de llenar un vacío en nuestros corazones que sólo puede ser llenado con el poder sanador del amor de Dios. Es hora de que nos preguntemos por qué seguimos haciendo un trabajo más cuando se ve que lo nos divertimos menos en todo momento. Codicia – Habitamos un estado de abundancia que es asombroso y lo ofrecemos todo por sentado. Asi sea que demostremos avaricia por el dinero, por “tiempo de cara” con el jefe, o por un reino más importante para conducir, es simple quedar atrapado en esta arena movediza de siempre querer más. Recuerden la observación de Jesús que “Donde está su tesoro, ahí va a estar además su corazón”: Lujuria – Queremos poder, avaricia por el contacto sexual y avaricia por las cosas. La lujuria es la emoción del deseo llevada al radical. Aunque no hay nada de malo en el deseo que poseemos por nuestro cónyuge o el deseo de mejorarnos y crecer en nuestra carrera, debemos mantenerse observadores para que esos deseos no se conviertan en el centro de nuestras vidas. Ese es el sitio guardado para Dios. Pereza – Cuando aceptamos nuestros trabajos, acordamos poner los objetivos de nuestro empleador por enfrente de nuestros propios objetivos empresariales. Nuestro empleador nos paga los salarios que aceptamos y, a cambio, acordamos ofrecer todo lo que nos pedían. Cuando no hacemos eso, demostramos pereza en el trabajo. Tenemos la posibilidad de racionalizar y excusar todo lo que deseamos, pero eso no es estar a nivel de nuestro trato. Ser cristianos todo el largo día supone que debemos vivir nuestra fe cada instante de todos los días. Pasamos más tiempo en el trabajo que con nuestras familias. El sitio de trabajo es donde nuestra fe se reta más y donde debemos trabajar más duro para alinear nuestro accionar con nuestras creencias espirituales.como cristianos, debemos reflejar la luz de Cristo en nuestras expresiones y acciones sin importar donde estemos. Inclusive en el trabajo. Biografía del autor: Winnie Anderson, estratega de carrera y negocios, redacta The Mustard Seed, el reporte bimensual que brinda información, consejos y elementos para asistirle a alinear su fe con su historia laboral. Obtenga un capítulo gratis de su libro,”Fe de 9 a 5: Cómo vencer los siete errores fatales y vivir su fe en el trabajo” cuando se suscriba a Live My Faith at Work.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *